Tales from the bed

Bueno, son las 6 de la mañana y no puedo dormir porque acabo de tener un sueño/pesadilla de estos que no te dejan dormir despues, no por miedo, sino por lo paranoia que es. El titulo podria dar a pensar sobre cuentos eróticos, pero no sólo cosas eróticas ocurren en las camas, hay niños que mean en ellas, y otros que saltan y claro está los que se tiran y no duermen.

La pesadilla de hoy se podria titular “El ataque de la comida de perro alienigena y el psicópata”. 2 en 1 por si mi cerebro con sólo un tipo de cosa que mata se aburria. Los personajes no se porqué estaban alterados, tenía una madre y una hermana que no tengo, mi padre era periodista, yo aun estaba en el instituto y ¡tenía perro!

Voy a dar trazos de lo que soñé pq describir los fragmentos es harto complicado. La historia comienza en mi instituto, cuando yo paro el ascensor que se cerraba en el que estaban 3 profesoras de instituto (de las cuales 2 eran psicólogas mias y la otra era una profe de ciencias o algo asi). Luego le hablabamos yo y 2 fulanos que estaban por ahi a la profesora de ciencias que habiamos encontrado un cuerpo en la cama de una de las alas del instituto (no sé pq habia una cama al lado de las clases, espero que para educación sexual avanzada), y describiamos el cuerpo como destrozado y empalado y más cosas.

Poco despues estabamos en mi casa (la cúal yo no reconozco) y estabamos un feixe de personas y mi familia… pasábamos la noche en vela, estabamos aterrorizados. Y aquí es cuando mi cerebro dijo… vamos a hacer un giro argumental tipo Lost. Y se saca de la manga una escena en la que veo una supuesta hermana mia con un perro mientras el perro se dirige a comer su comida la cual es un cerebro como el de la serie de las tortugas ninja el cúal además brilla y cada ser orgánico que lo toca, por donde lo toca genera una miniboca con hambre insaciable. Esto lo supe porque al perro le salio una miniboca en el hocico y entró en bucle destructivo y se colapso sobre sí mismo. A lo cúal mi “hermana” se quedó tan impresionada que no se le ocurre otra cosa que tocar con los 10 dedos de sus manos (5+5) sobre la masa de cerebro que semejaba la comida de perro. En cada dedo le salió una miniboca, y ni corta ni perezosa como una serial killer sacada de la serie B se dirige como un berserker a la habitación de mis padres ( que estaban desayunando) y al llegar en vez de atacar a mis padres, “mi hermana” se puso a rascarse con lo que se empezó a comer a si misma como el perro, pero mucho más acelerado… Mi padre no sé porqué cogió parte de su desayuno y lo lanzó sobre mi “hermana” y el ente alienígena salió de su cuerpo. Lo que le tiró era helado de vainilla y chocolate, aunque no sea común desayunar eso en mi casa. Después de tirar el helado mi padre arremetió en mi “sueño” con esta frase: “Pues si tenemos que lanzar helado de vainilla y chocolate a cada alienígena, yo paso de ir a comprarlo”. Tal frase colapso mi estado comatoso en el que me pongo para dormir y me obligó a levantarme.

~ por Alberto Alonso en marzo 20, 2007.

Una respuesta to “Tales from the bed”

  1. me he imaginado a papá diciendo eso y casi me rompo a reir en medio del curro! se la has contado a papa? jajaja
    besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: