Una muerte lenta y psicótica

Bueno, morir morir no me estoy muriendo (tecnicamente todos morimos 1 día de nuestra vida cada día que pasa pero al salir del paritorio a nadie le dicen de cuanto es la garantía), pero estoy bastante jodido. El café me encanta. Me encanta mucho. De hecho durante estos 2 años y varios meses estudiando informática he llegado a tomar una media de 3 o 4 cafés al día. Al principio me daba igual porque no tenia problemas de sueño ni tampoco estomacales pero el cuerpo tiene un aguante… Ahora al borde de los examenes de diciembre, con mil historias en mi cabeza es cuando decide atacar la cafeína en todos los frentes.

El primer frente es para debilitarme físicamente. Me arde el estómago. Con lo cúal como menos y me muevo menos porque estoy incomodo sea cual sea la postura que escoja… Si no como, no tengo fuerzas para estudiar o cualquier otra “hazaña” (si si, estudiar ahora mismo es una hazaña) y eso implica que tengo que descansar más pero es ahi cuando afecta al segundo frente del coffikiller.

El segundo frente me debilita mentalmente pues no me deja dormir. Esto afecta al parrafo anterior en el que decia que tenia que descansar más… por mucho que intente descansar más si un 50% del tiempo que estoy en la cama no consigo dormir necesitaria 16 horas en la cama para descansar 8 horas y luego tener sólo 8 horas para dedicarme a hacer cosas, pero como solo tengo 8 horas para dormir os podeis imaginar lo poco que me puedo recuperar …

De todo esto a mi sólo se me ocurre que esto sea una venganza contra la tortura que apliqué al “café soluble en agua” que tenía cuando estudiaba en santiago. La historia es la siguiente: al principio compré café soluble para febrero y luego me sobró y lo guardé para junio. Llegó junio y me doy cuenta de que una cuchara (que era mia y eso lo hacia personal) se habia quedado incrustrada dentro del bote de café soluble en agua que habia dejado meses antes… Por muy fuerte que tirara no salia la cuchara. Bueno si, miento, la cuchara salio pero salio con un bloque de café soluble en agua en modo “tofu” o algo asi. Como aquello se habia convertido en algo personal intenté sacar la cuchara (sin romperla) de todas las maneras que se me ocurrieron. Empecé con la fuerza y haciendo palanca, pero nó. Luego usé el sentido común y si se llamaba café soluble en agua pues le eché agua del grifo sobre el bloque de café en forma de “tofu”. De ahí me di cuenta de que se desprendia poco a poco parte de la “armadura” del café y como estudiaba químicas apliqué mis conocimientos básicos y si con agua fria se desprendía, mejor con agua caliente que el calor favorece la reacción química. Asi que cogí el recipiente en el que calentaba la leche para el desayuno y le puse un poco de agua, luego coloqué el trozo de tofu en forma de “cafe” y los puse al fuego de la cocina. Aquello iba viento en popa, se deshacia el trozo de café con bastante rapidez, pero no la suficiente, asi que a grandes problemas grandes soluciones y cogí una pota gigante de estas de hacer un caldo para una gran comida familiar. Lo llené de agua y deje el trozo dentro con la cuchara. Lo dejé al fuego un rato y al fin consegui lo que queria, mi cuchara de tamaño enano (estas que están en las tazas de café decorativas o de vagilla o algo asi) y conseguí algo que no queria, un colocón de café solo de oler lo que habia hecho, obviamente el fregadero quedó más tocado por el tacto del liquido oscuro. Ahora os dejo las fotos de esta anecdota😉

cafecuchara2 cafecuchara1 cafe1

~ por Alberto Alonso en diciembre 6, 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: